El equipamiento de hostelería creado por QualityFry para una cocina ecofriendly funciona en una doble dirección: la no emisión de humos ni olores (que reduce la huella ecológica durante el procesamiento de los alimentos), y la mejora de los platos de fritura que, mediante esta tecnología, mantienen el valor nutritivo.

Las freidoras automáticas creadas por nuestra compañía operan mediante fritura por inmersión. La fritura por inmersión consigue, sin alteraciones en la temperatura del aceite y con tiempos de cocina relativamente cortos, que el alimento absorba menos grasa, lo que da como resultado una fritura sana y con apreciados valores gastronómicos.

Fritura por inmersión. El producto entra en contacto con el aceite caliente, que le transfiere calor, elevando así su temperatura. Como el aceite se encuentra a una temperatura de 180-190 ºC , por simples leyes físicas, el agua contenida en el producto que ha entrado en contacto con él, alcanza los 100 ºC (temperatura de ebullición) y tiende a ganar altura al convertirse en vapor.

En nuestras máquinas, este proceso natural se apoya en la fuerza de extracción de aire, provocada desde un mecanismo ubicado en su parte superior. De este modo, el agua sale antes del producto sólido y sus “poros” se cierran en menor tiempo, consiguiendo antes una cobertura crujiente, y que sólo una mínima cantidad de aceite penetre en su interior.