fast-chef-elite-la-fritura-perfecta

La fritura es una de las técnicas más antiguas de la cocina. Conectada, a través de los usos del aceite de oliva, con los orígenes culinarios de las culturas mediterráneas, goza actualmente de gran popularidad. Del lejano oeste hasta los más remotos rincones de Asia, las recetas de fritura son un seguro de vida en muchas cartas y menús, siendo cada vez más apreciada y entendida su función dentro de una alimentación equilibrada. La fritura, por sus características de elaboración y rentabilidad, se ha consolidado en los negocios de comida rápida, en negocios de restauración informal y en la gran industria alimenticia a través de snacks.

Pero conseguir una fritura perfecta no es tarea sin cierta dificultad. Es un terreno culinario donde no hay medias tintas: hay una breve distancia entre un frito estupendo y otro poco digestible. La buena fritura es uno de los secretos mejor guardados en los recetarios y trucos de madres y abuelas. Conseguir un fritura crujiente, sana y de gran sabor dentro del ritmo trepidante de los negocios de hostelería y  restauración es un reto aún mayor. En este sentido, el uso de una freidora avanzada tecnológicamente como Fast Chef Elite, que garantiza el control de la calidad de la fritura, es fundamental para satisfacer a los clientes más foodies.

¿Por qué Fast Chef Elite consigue freír sin que los productos resulten grasos?

Porque realiza la fritura por inmersión. El producto entra en contacto con el aceite caliente, que le transfiere calor, elevando así su temperatura. Como el aceite se encuentra a una temperatura de 180-190 ºC , por simples leyes físicas, el agua contenida en el producto que ha entrado en contacto con él, alcanza los 100 ºC (temperatura de ebullición) y tiende a ganar altura al convertirse en vapor. 

En nuestras máquinas, este proceso natural se apoya en la fuerza de extracción de aire, provocada desde un mecanismo ubicado en su parte superior. De este modo, el agua sale antes del producto sólido y sus “poros” se cierran en menor tiempo, consiguiendo antes una cobertura crujiente, y que sólo una mínima cantidad de aceite penetre en su interior.

freidora-fast-chef-elite_4

¿Cómo consigue nuestra máquina de fritura que no se mezclen los sabores?

El efecto mencionado de “cerrar” rápidamente los poros del producto durante la fritura, influye considerablemente en evitar que un alimento transmita su sabor a otro, pero existen más factores determinantes para evitarlo.

La sublimación es un proceso físico, mediante el cual los sólidos pasan al estado gaseoso durante el proceso de fritura. El sistema de extracción forzada de la máquina de fritura Fast Chef Elite se encarga de evitar que estas partículas activas vuelvan al aceite y lo contaminen con otros sabores.

estados-fastchef-elite

La freidora Fast Chef Elite se ha diseñado en vertical (a diferencia de las freidoras tradicionales – horizontales y abiertas), por este motivo contiene una columna de aceite con muy poca superficie expuesta al contacto con el oxígeno. Este efecto minimiza la combustión y evita así la mezcla de sabores. Además, los restos de los alimentos fritos (posos) caen al fondo de la cuba de fritura y se mantienen en una zona de aceite “frío”, situada bajo la resistencia eléctrica, por lo que no son sometidas a las corrientes convectivas (aceite caliente sube, aceite frío baja) y así cada alimento conserva su sabor original.

Una fritura sana, sin mezcla de sabores, crujiente y de alta calidad en su presentación y aspecto es sencillamente, además de un placer culinario, una buena oportunidad de negocio. Los productos fritos tienen márgenes muy altos de beneficios y si se insertan dentro de los nuevos modelos de comida rápida (fast good) y cocina informal, – que apuestan por la calidad, personalización y singularidad de la oferta-, pueden llegar a marcar una gran diferencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *