Las freidoras para hostelería forman parte del equipamiento que puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso a la hora de montar un bar. Conoce las claves para comprar la máquina más rentable.

¿Por qué afirmamos que las freidoras para hostelería son un elemento fundamental para la sostenibilidad a largo plazo de un negocio de restauración?

Es un hecho conocido que los productos fritos son los más rentables para los locales de restauración. El margen existente entre el coste de la materia prima y el precio de venta de las raciones es muy alto, además, es un producto de rápida elaboración en cocina y el resultado, con la freidora correcta, es siempre un plato de gran sabor que puede servirse de inmediato al cliente.

En los últimos años han surgido varios modelos de restauración en los que la freidora es el corazón del negocio. Bares, tabernas, servicios take away y restaurantes cuya especialidad son las croquetas, los calamares o la fritura andaluza, confirman que una freidora puede dar un giro de 360º a un modelo de negocio.

¿Qué tipo de freidoras para hostelería deberíamos elegir?

1- Una freidora cerrada, compacta y automática.

Para obtener un producto frito de alta calidad es fundamental mantener estable la temperatura del aceite durante el proceso de fritura. El rango idóneo para freír cualquier alimento está entre los 150º y los 190º, siempre en función del tipo del aceite que se utilice y de las características, tamaño y cobertura que demande cada producto. Además, es esencial extraer el producto del aceite en el momento oportuno y esto sólo se puede conseguir de forma óptima mediante una freidora automática que controle los tiempos y la temperatura del aceite, una ventaja difícil de alcanzar con una freidora tradicional abierta.

2- Que realice fritura sana y por inmersión

La fritura por inmersión es menos agresiva que otras técnicas culinarias, ya que logra mantener todo el valor nutritivo de los alimentos. Así, por ejemplo, en la cocción de un alimento se pierde dos veces más vitamina C que durante este tipo de fritura. Los tiempos de cocina de una máquina que opere mediante fritura por inmersión son relativamente cortos por lo que el contacto del alimento con el aceite es superficial y se produce una mínima absorción de grasa. Se consigue una fritura sana y sin grasa que los clientes saben apreciar. Las tendencias en hostelería indican un interés creciente por formas de consumo más saludables.

freidoras para hostelería

3- Que sea rápida y que permita freír varios productos distintos, sin mezclar sabores

Esta característica aporta un valor añadido en aquellos negocios con un gran volumen de comensales o establecimientos con cartas amplias. Los equipos que desarrollamos en QUALITYFRY como Fast Chef Elite preparan croquetas en 50 segundos y una ración de patatas en tan sólo 2 minutos. Fríe alimentos frescos o congelados, tanto dulces como salados, a la vez, en el mismo aceite y sin mezclar sus sabores.

Negocios de éxito como La Sureña, MasQMenos, Taberna Volapié, El Papelón, The Original Globet Croquette y La Taberna de Cea ya trabajan con este tipo de freidoras para hostelería.

4- Que sea eficiente y con baja huella ecológica

El gasto energético representa uno de los costes más significativos para los locales de restauración y las freidoras para hostelería tienen un papel relevante en ello. El mayor índice de consumo lo encontramos, por este orden, en la energía que demandan los equipamientos de cocina, la climatización y la iluminación del local. Mejorar la eficiencia energética de la maquinaria de cocina se ha convertido en una necesidad que está generando grandes cambios en el sector.

Según nuestra experiencia, con la freidora Fast Chef Elite es posible reducir el coste eléctrico de operación hasta en un 50%, en comparación con una freidora (abierta) tradicional.

El interior estanco y el sistema de filtros de nuestra freidora evita la emisión de humos durante el proceso de cocina, reduciendo al máximo la pérdida de calor y, por tanto, con un menor consumo de energía. La baja huella ecológica de Fast Chef Elite la han hecho merecedora del Sello de Excelencia concedido por la Comisión Europea dentro del Marco Horizonte 2020.

5- Una freidora segura, fácil de instalar y de limpiar

El proceso de fritura no tiene por qué ser peligroso, sucio o grasiento. El equipo de cocina o sala no debería estar expuesto al contacto con el aceite de fritura o con superficies calientes. Una razón más para optar por una máquina cerrada y compacta, con control automático de los procesos.

Freír alimentos debe ser seguro, pero además cómodo y limpio. La correcta limpieza de la freidora es un factor que incide en la seguridad y la calidad del resultado. Los materiales antiadherentes permiten una limpieza más rápida, pero el acero inoxidable es el más adecuado para los equipos de fritura, ya que resiste mejor el paso del tiempo. Por otra parte, se deben evitar piezas de cobre o bronce, ya que aceleran la degradación del aceite.

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *