cabecera-fritura felicidad

Se acercan las fiestas navideñas y con ellas el propósito de limitar los excesos en las celebraciones familiares y de empresa que tenemos por delante. En QUALITYFRY, como expertos en fritura os ayudaremos a disfrutar de esta técnica tradicional mediterránea que ha creado una infinidad de recetas que envidia más de una cocina internacional. Solo habría que recordar que el origen de la actual tempura japonesa es hispanoportugués, llevada por jesuitas al lejano Oriente en el siglo XVI.

Debemos tener en cuenta que, la fritura ni mata ni engorda, siendo las grasas, por otra parte, imprescindibles en nuestra dieta. Constituyen el principal aporte energético, transportan nutrientes, participan en el metabolismo del colesterol y son precursoras de hormonas e intervienen en la formación de la piel.

La importancia de los aceites de fritura

Los aceites ideales son aquellos estables al calor y que aportan beneficios a la salud. Los más recomendables para la fritura por inmersión son los aceites con elevado contenido en ácidos grasos monoinsaturados, como son el aceite de oliva y algunos aceites de girasol.

Estos ácidos, como el ácido oleico, juegan un papel importante en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Además, el aceite de oliva es una fuente de antioxidantes, polifenoles y carotenoides, que retrasan el envejecimiento.

Los científicos consideran que un consumo elevado de ácidos grasos monoinsaturados -también presentes en alimentos como el aguacate, nueces, semillas- disminuye los niveles del colesterol LDL llamado “malo”, minimizando los riesgos de enfermedades coronarias.

Para mantener una alimentación equilibrada es necesario que prestemos atención, tanto a la cantidad total como al tipo de grasas que ingerimos. En el sector HORECA en general y en QUALITYFRY en particular, cada día más tenemos en cuenta la cocina saludable, apostando por aceites alto oleico y por equipamiento de fritura – como la Fast Chef Elite– que mantienen una temperatura de fritura estable y consiguen que el alimento absorba la mínima grasa mediante un innovador proceso fritura.

cena de navidad

Las grasas no son lo que parecen

Ácidos Grasos Saturados

Las grasas saturadas se encuentran principalmente en los productos de origen animal como manteca, mantequilla y aceites de plantas tropicales como palma o coco. La ingesta elevada de este tipo de grasas está directamente asociada al aumento del nivel de colesterol LDL, la causa principal de enfermedades cardiovasculares por lo que su consumo debe ser controlado.

Grasas Trans

Se producen por hidrogenación de las grasas vegetales para formar grasas solidas y se encuentran en muchos alimentos procesados industrialmente. Las grasas trans deben ser limitadas al máximo, por lo que aconsejamos reducir el consumo de alimentos que las contengan (sólo tenemos que fijarnos en las etiquetas de información nutricional). Debemos sustituirlas por ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados que son considerados como grasas saludables.

 Ácidos Grasos Poliinsaturados

Los ácidos poliinsaturados son ácidos grasos esenciales, no producidos por nuestro organismo pero necesarios para el funcionamiento metabólico, por ello deben ser incluidos en la dieta, como por ejemplo, los ácidos grasos omega 3 y 6 que se encuentran principalmente en el salmón, la sardina, la trucha y aceites de semillas de girasol y soja , entre otros.

En estas Navidades la mejor receta, la más saludable, es disfrutar de nuestra cocina tradicional – fritura incluida- y de la felicidad de compartirla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *