El premio Quality Innovation Award (QIA) 2018 que recibe QualityFry junto a 8 empresas españolas reconoce la tecnología ecofry como una innovación tecnológica pionera aplicada a un proceso culinario tradicional. Esta tecnología representará a España en la fase internacional de la competición en Beijing 2019.

La Asociación Nacional de Centros Promotores de la Excelencia (CEX) ha reconocido a QualityFry con el Premio Quality Innovation Award  (QIA) dentro de la categoría PYME  junto a 8 organizaciones españolas que representarán al país en la fase internacional de esta competición, convocada en febrero de 2019 en Beijing, China.

Quality Innovation Award es una competición creada en 2007 por Excellence Finland para impulsar proyectos innovadores en las empresas y organizaciones, compartir experiencias y dar reconocimiento nacional e internacional a los mejores proyectos, con el objetivo final de incrementar la competitividad de las empresas y la de los países participantes. España participa en esta competición a través de los Centros CEX y Euskalit.

El proyecto de tecnología ecofry para una fritura inteligente seleccionado para el premio QIA es una innovación que cumple con las cinco características que exige este reconocimiento: novedad, utilidad, aprendizaje, orientación al cliente y efectividad.

8 premiados Quality Innovation Award (QIA) 2018 

La gala de premiados en la fase nacional se ha celebrado el pasado 27 de noviembre en Salón de Actos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Madrid. Carlos Garrido, CEO de QualityFry, agradeció en nombre de la empresa este especial reconocimiento que señala el aporte significativo del sistema automático de fritura ecofry en la mejora de la eficiencia energética, el ahorro de costes con la reducción del consumo de aceite y el control de las emisiones ambientales.

qia-qualityfry-freidora-fast-chef-elite-03

Junto a QualityFry han recibido este reconocimiento, y pasan a la fase internacional de los premios QIA, la Real Academia de la Historia, en la categoría Sector Educativo, TSK Electrónica y Electricidad, en la categoría Innovaciones Potenciales, Biocurve, en la de Innovaciones Responsables, Advanced Marker Discovery (AMADIX), en Sector Social y Sanitario, el Consorcio del Aeropuerto de Teruel, en la categoría Sector Público, Ficosterra, en la de Microempresas y Startups y Textil Santanderina, en la de Gran Empresa. Todas estas organizaciones representarán a la innovación española en la convocatoria internacional de los Premios Quality Innovation Award que se celebrará en  Beijing el próximo año.

Es la segunda vez que España participa en los premios Quality Innovation Award gracias a la incorporación el pasado año de los Centros CEX al comité organizador de los galardones, del que forman parte, además de España, organizaciones de promoción de la calidad, la excelencia y la innovación de Finlandia, Estonia, Hungría, Israel, Kazajistán, Lituania, Letonia, República Checa, Rusia, Suecia, China, Tailandia, Botsuana, Ruanda, Sudáfrica, Suazilandia y Zimbabue.

QualityFry proyecta la innovación española al mundo

Los galardones cuentan con dos fasesuna nacional y otra internacional. En la fase nacional participan evaluadores, expertos y el jurado integrado por miembros de Centros CEX. Los primeros evalúan la documentación y seleccionan las 3 innovaciones más destacadas en cada categoría, emitiendo un informe de puntos fuertes y áreas de mejora.

A continuación expertos seleccionados por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación(ANECA) realizan un informe valorando el grado de innovación de cada una de las 3 candidaturas seleccionadas. Teniendo como referencia ambos informes, el jurado elige la innovación ganadora en cada categoría que pasa a la fase internacional de la competición.

El informe ANECA de la candidatura de QualityFry  ha destacado que esta innovación aporta una tecnología que permite mejorar el rendimiento energético en los procesos de cocina, reducir el consumo de aceite durante el proceso de fritura y eliminar la emisión de compuestos degradativos al ambiente. Asimismo, evita los riesgos laborales asociados a las quemaduras, permite la estandarización del proceso y da lugar a productos de excelente aceptabilidad organoléptica.