Los negocios gastronómicos sin salida de humos están dinamizando el sector de la restauración casual food. Son formatos que no necesitan grandes inversiones en cocina y que consiguen una rentabilidad en cortos períodos de tiempo. Sin humos, sin olores, sin complicaciones.

Los negocios de restauración confían en los productos fritos para mejorar su cuenta de resultados. Emergen nuevos modelos de restauración en torno a la fritura y empresarios y chefs la priorizan en sus cartas. Todos son conscientes de que el margen existente entre el coste de la materia prima y el precio de venta de las raciones de fritura es muy alto. El factor rentabilidad, de la mano de buenas prácticas, ha hecho de los negocios sin salida de humos una opción de cambio y/o inversión muy atractiva. ¿Te animas conocerlos?

Negocios de hostelería sin salida de humos  

Locales monoproducto

Concepto de negocio cada vez más extendido en la gastronomía española que se centra en la promoción de un sólo producto (por ejemplo, una croquetería o un bar de calamares). Negocios sin salida de humos como The original globet croquettes o Bocalamar vienen demostrando cómo influye la decisión de una máquina automática de fritura en el desarrollo de este tipo de negocio ya que les permite ofrecer sus productos sin complicaciones. El empresario tiene la ventaja de abrir el negocio en las calles de mayor valor comercial de las ciudades, incluso en calles cubiertas de centros comerciales ya que la freidora no necesita de instalaciones extractoras de humos y olores. Muchos de ellos son negocios sin instalaciones de cocina que operan con total éxito, ofreciendo productos de calidad, a buen precio y con un alto margen de beneficio.

Gastrobares

 Los gastrobares nacieron en plena crisis económica como una suerte de “prêt à porter” que buscaba acercar la alta cocina a todos los bolsillos. El concepto de gastrobar ha pasado de estar promovido por reconocidos chefs que querían presentar sus platos más emblemáticos en formatos y precios más populares, a consolidarse como línea de negocio que responde a las nuevas tendencias en el consumo.  Para montar un gastrobar se opta por locales pequeños o barras, con cocina vista, cartas no muy extensas que cambian con cierta regularidad y en la que se introducen “platos piloto”. En cocina se debe elegir maquinaria compacta que facilite la automatización de los procesos con un reducido equipo de trabajo. Los platos deben servirse de forma rápida, la dinámica del local es una de las claves de este negocio. Las freidoras Fast Chef Elite de QualityFry se consolidan como plataforma ideal para este modelo de tapeo, consiguiendo además una fritura sana y sin grasa muy apreciada por los clientes.

Bakery Café

Un modelo de negocio centrado en el formato non stop y el servicio rápido y/o autoservicio. Nace en torno a una oferta de café/bebidas y panadería/dulcería pero busca cubrir desde la primera hora del desayuno hasta una cena ligera. El servicio non stop es una tendencia que está triunfando en la hostelería española y con esta freidora automática es posible preparar, sin necesidad de cocina ni cocinero, una gran variedad de platos calientes para el servicio de comidas y cenas, más allá de los bocadillos y sándwiches habituales en este tipo de locales.

Quioscos de playa

Con una geografía marcada por más de siete mil kilómetros de costa y un clima privilegiado gran parte del año, la gastronomía a pie de playa es una importante oportunidad de negocio. Estos establecimientos tienden a aumentar no sólo la diversidad de la oferta de productos a pie de playa, tanto dulces como salados, sino que además agiliza los tiempos de servicio para preparar un servicio de snacks calientes, platos de “picoteo” y pequeñas tapas para acompañar a las bebidas disponibles en el quiosco, asegurando al hostelero que la inversión realizada sea verdaderamente rentable a corto plazo.

Food Truck

El movimiento food truck ha conquistado en los últimos años las calles de las principales ciudades españolas y ha crecido dando soporte a diferentes tipos de eventos y nuevas experiencias de consumo. Los food truck deben estar equipados con maquinaria de hostelería sostenible que no afecte el entorno urbano, y cuyas dimensiones y diseño facilite la movilidad dentro de estos vehículos, en condiciones de seguridad y según la normativa en riesgos laborales. Pero a cambio pueden ofrecer una variada oferta de platos dulces y salados en cualquier punto de la ciudad.

Tiendas de conveniencia

En los negocios de carretera y estaciones de servicio los clientes necesitan ser atendidos de forma eficiente. Este modelo de negocio opta cada vez más por diversificar sus ingresos ofreciendo platos preparados con gran rapidez en los tiempos de cocina y servicio. Por ejemplo, en menos de tres minutos pueden ofrecer una variedad de platos, que van desde carnes, verduras, patatas, pastas, postres, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *