QUALITYFRY Blog Cómo afecta la crisis de suministros al sector Horeca

Cómo afecta la crisis de suministros al sector Horeca


Junto a destacados protagonistas de empresas dentro del sector Horeca, Javier Toral Nistal, CEO de QualityFry, trató el tema de la Crisis de suministros y en qué afecta ésta a la cadena de valor en la pasada edición de Expo FoodService.

La preocupación sobre esta nueva crisis es común en todos los sectores y es un sentimiento generalizado que afecta a varios países. En el debate participaron Federico del Pino, CEO Máquinas Italianas; Javier Toral Nistal, CEO de QualityFry; Rafael Olmos, CEO de Zummo; Sergio Isabel, director comercial de Repagas; y moderado por Azucena Rodríguez, cofundadora de Dosilet by InterCook Solutions,

Para ponernos un poco en situación, Javier Toral, hace un repaso rápido de la historia para llegar a la conclusión de que estamos ante la cuarta gran crisis logística del mundo. La primera fue en 1989 en Panamá, cuando al mando del país estaba el General Noriega, EEUU invadió el país para conservar el control de la Zona del Canal de Panamá, a esta operación la llamaron “Operación Causa Justa; luego en el año 2003, otro elemento de un calibre más o menos parecido, la invasión de Iraq en Kuwait por una disputa petrolera del Golfo llevada a cabo por Sadam Hussein, fue un problema logístico importantísimo, el nombre de la operación fue muy curioso también, “Operación Nuevo Amanecer”, y la última fue en el año 2021 cuando el Ever Given, un barco de transporte de mercancías, se encalló en medio de la infraestructura, debido a una tormenta de arena y de fuerte viento, bloqueando de lado a lado el paso de cualquier otra embarcación, y creando una cola de kilómetros, con cientos de barcos esperando para poder atravesar el Canal, por donde pasa el 12% de todo el comercio mundial. Aunque estas tres se resolvieron bastante rápido.

El gran enemigo de la logística es el cuello de botella

Cuando la pandemia del virus Covid-19 llega, genera una gran crisis logística con un cuello de botella para analizar. “En primer lugar, hay mil barcos en el mundo y para hacer más barcos hace falta 6 años por cada barco. Los 8 puertos de contenedores más grandes del mundo están en China, de los 500 que hay, segundo gran cuello de botella. En tercer lugar, 9 de cada 10 cosas que se mueven en el mundo llevan un componente que se produce o bien en China o Taiwan o Corea”.

La lenta o escasa entrega de componentes para la fabricación hacen que la capacidad de fabricación y entrega se vea afectada en grandes proporciones. “El problema logístico se traduce en que nosotros que somos el fabricante, y ellos que son el cliente, tenemos que empezar a pensar de una forma distinta. Vamos a tener que pasar seguramente por una travesía del desierto que nos ocupara posiblemente más de un año, en el que nosotros como fabricantes tendremos que hacer predicciones sobre qué es lo que creemos que va a necesitar el cliente e intentar afinar lo máximo posible para poder fabricar y tener tener stock. Stock que vamos a tener que distribuir a lo largo de la cadena de valor. Hasta ahora el stock era del fabricante, ahora lo van a tener los distribuidores, subdistribuidores, los instaladores y demás implicados para poder cumplir con las entregas. Atravesaremos el desierto lo que dure, hasta que volvamos a acompasar esos dos engranajes y todo vuelva a fluir, pero va a ser un año duro”.

Por otro lado, Sergio Isabel, director comercial de Repagas, analizó que el problema es de una magnitud muy importante, ya que “programamos de un año para otro y ahora mismo no se puede cumplir con los plazos”, destacando que deben estar más coordinados que nunca.

El papel de las Administraciones públicas

“Las Administraciones tienen un papel espectacular, muchísimo más de lo que creen ellas y por supuesto más de lo que creemos nosotros. La deslocalización no viene como consecuencia de que sea una mano de obra más barata, puede ser, pero además hay que medirlo en términos de productividad. Hay que analizar la productividad de los factores y analizando esto, nosotros estamos exactamente igual que ellos, no hay una gran diferencia entre China y cualquier país europeo”.

El problema surge cuando el terreno de juego no es el mismo para todos los fabricantes. En el caso de los fabricantes en Europa es completamente controlada y exigente. “Tenemos una normativa medioambiental de un nivel de exigencia extraordinario que nos implica entre un 5 y 7 % de nuestros costes; además de eso, tenemos que cumplir una normativa muy exigente en lo que tiene que ver con los derechos de nuestros trabajadores, que en otros lugares no hay, utilizan mano de obra de niños, en Europa es impensable; y, finalmente la seguridad de los usuarios, nosotros fabricamos cosas que tienen que ser seguras para los usuarios y tener sellos como el CE, en otro lugar, aunque no cumplan con la normativa, te ponen la pegativa del CE y aquí se toman medidas severas”.

“La Administración pública no emplea el arancel para lo que realmente sirve, el arancel no es una igualdad de condiciones es una igualdad de terrenos de juego. En China fabrican más barato, pero no con las mismas reglas de juego que nosotros. Si las reglas de juego no son las mismas, empezamos a poner aranceles y si aun así siguen siendo más barato, fenomenal, nos iríamos todos a fabricar allí. Pero ojo, yo creo que no lo necesitaríamos porque si empezamos a jugar con las mismas reglas del juego a lo mejor resulta que es más barato fabricar en España o en Polonia o Italia”.

“Y el terreno de juego se define en la organización mundial del comercio, ahí es donde se decide, pero no exigen que todos cumplan las normativas medioambientales, de derechos y de seguridad y ahí está el problema, es lo que debemos exigir a las autoridades de aquí y a las que están en Bruselas para tener un terreno de juego que sea el mismo”.

También Rafael Olmos animaba a barrer para casa, exponiendo que es el momento perfecto para “dar valor a nuestro producto, haciendo entender que es de proximidad y de calidad”. Sergio Isabel concluía que las administraciones no colaboran y que todo viene impuesto desde Bruselas: “Habría que presionar unidos porque ahora mismo estamos desamparados. Viene una relocalización a nivel global, todos estamos enfrascados en eso”.

“Esto va de reindustrialización, no podemos perder otros 10 años”, concluye Javier Toral, CEO de QualityFry.

, , , ,